Producción de soja en Argentina (Crédito: Giuliana/Adobe Stock)

Argentina: el ignorado centro de la soja en Sudamérica

Los nuevos datos de Trase sobre la cadena de suministro de soja argentina muestran cómo el suministro indirecto de soja en Sudamérica podría estar ocultando la deforestación en las cadenas de suministro mundiales.

11 Aug 2022

Michael Lathuillière

Photo credit: Producción de soja en Argentina // Crédito: Giuliana, Adobe Stock

Argentina desempeña un papel fundamental en el corazón de las cadenas de suministro agropecuarias de Sudamérica. Como productor clave de carne vacuna, maíz y soja, la producción agropecuaria del país se ha extendido al norte, hacia la ecorregión del Gran Chaco, y desde 1985 se han perdido cerca de 100.000 km2 de bosques en Argentina. Además, el país también posee una industria de procesamiento con capacidad para moler 62 millones de toneladas de soja al año y convertirlas en torta (o harina) de soja y aceite de soja que se exporta para piensos, aceites de cocina y biodiésel.

Estas capacidades de procesamiento, junto con su ubicación río abajo de otros productores de soja clave (Brasil, Paraguay, Bolivia), presentan a Argentina como un caso único de abastecimiento indirecto de commodities con riesgo forestal que continua siendo un punto ciego para el mercado mundial. Si bien, la posición de Argentina supone un reto para rastrear las fuentes de soja a través de sus fronteras y dentro del país, ya existen sistemas que podrían dar más transparencia a la cadena de suministro de soja.

Argentina como centro comercial clave para la soja de Sudamérica

Entre 2015 y 2019, Argentina exportó más de 200 millones de toneladas (Mt) de soja, de las cuales un 67 % fue torta de soja. A pesar de una caída en las exportaciones de soja de 42 a 26 Mt entre 2019 y 2021, Argentina sigue siendo un productor y exportador líder de torta de soja, principalmente a la UE. Argentina también exporta soja en grano crudo a China (4,7 Mt exportadas en 2021) y aceite a la India (4,2 Mt en 2021).

Tras el levantamiento del Registro de Operadores de Soja Autorizados en 2016, las importaciones de soja en Argentina aumentaron en un 440 %, de 0,9 Mt en 2016 a 4,9 Mt en 2021. Las importaciones provienen principalmente de Paraguay (82 % de las importaciones entre 2016-2021), Brasil (7 %), Uruguay (4 %), Bolivia (<1 %) y otros países (6 %), lo cual convierte a Argentina en un centro comercial regional clave para la molienda de soja en Sudamérica.

Normalmente en Argentina la soja se exporta desde la provincia de Buenos Aires a través de Necochea (Quequén), Bahía Blanca y aguas arriba de Buenos Aires. Los productos molidos se exportan desde los puertos de Rosario y sus alrededores (provincia de Santa Fe), donde los comerciantes poseen sus propios terminales para almacenar, moler y exportar productos de soja. La Hidrovía Paraná/Paraguay es el enlace fluvial clave para las importaciones y exportaciones desde y hacia el principal centro de molienda de soja de Argentina en Rosario. Esta red fluvial se extiende más allá de Paraguay, hacia el norte, en el Pantanal, hacia el puerto de Cáceres (sur de Mato Grosso, Brasil, siguiendo el río Paraguay), hacia el noroeste, en la selva atlántica del sur de Brasil (siguiendo el río Paraná), y hacia el sur, hacia el océano Atlántico.

Red fluvial que conecta Argentina, Paraguay y Brasil y sus principales ecorregiones y biomas. Fuentes: Mapbiomas y Mapbiomas Pampa (biomas); The Nature Conservancy (ecorregiones del Chaco); IGN (puertos); Natural Earth y ANA (red fluvial).

Estas redes fluviales conectan a las principales regiones productoras de soja con los biomas y ecorregiones que han sufrido deforestación en las últimas décadas. Además, la región se encuentra bajo riesgos climáticos que afectan el ciclo regional del agua, con repercusiones en la producción agropecuaria y la logística. La soja en Sudamérica es de secano y, por lo tanto, los rendimientos se pueden ver afectados por la sequía, como se vio en Argentina en 2018 y más recientemente en Paraguay. Al mismo tiempo, los niveles de los ríos han llegado a niveles críticos en los últimos años, afectando a los costos de movimiento de granos dentro de la región, especialmente dentro y fuera de Rosario.

Exposición a la deforestación a través del suministro indirecto internacional

Menos del 70 % de la capacidad de molienda argentina se utilizó anualmente entre 2015 y 2019, y se redujo al 57 % en 2020 (Bolsa de Cereales 2020). Por eso la importación de soja es clave para aumentar la cantidad de la producción argentina de productos molidos. También mejora su calidad, ya que la soja producida en Paraguay tiene mayor contenido proteico.

Las importaciones de soja en Argentina alcanzaron 5,3 y 4,8 Mt en 2020 y 2021. En 2018 y 2019, Argentina importó 1,7 y 0,5 Mt de soja de Estados Unidos para ser procesada, una reversión excepcional de los flujos comerciales normales de commodities. Actualmente, el nuevo método revisado de Trase asigna soja adicional a las importaciones y a las existencias de soja en Argentina (estimadas en unas 10 Mt anuales según el USDA-FAS 2017, 2018, 2020).

Sin embargo, estas fuentes internacionales de soja están asociadas a diferentes impactos que quedan sin cuantificar para la exportación de torta y harina de soja al mercado mundial. Las importaciones argentinas de soja paraguaya se asociaron a 2.300 ha de deforestación en el Bosque Atlántico en 2019 (ver la figura siguiente). El seguimiento de tal impacto a través de los productos de soja molidos sigue siendo un desafío, ya que normalmente la soja suele agregarse y mezclarse tanto en los puertos como en las plantas de molienda.

Suministro indirecto dentro de Argentina

Atribuimos cerca del 6 % de todas las exportaciones entre 2015 y 2019 como provenientes de la ecorregión del Chaco (tanto del Chaco Húmedo como del Chaco Seco). Estos resultados se basan exclusivamente en la información comercial intranacional disponible en Sio-granos, un conjunto de datos que muestra los movimientos anuales de granos dentro de Argentina y que se utiliza en el método Trase para vincular los departamentos de producción con los puertos de exportación.

En su forma pública, los datos de Sio-granos se agregan de tal forma que los destinos solo están representados por sus zonas (cada zona está formada por varios departamentos). La soja puede pasar varias veces de una zona a otra antes de llegar a una planta de molienda, por lo que el vínculo con el Chaco se pierde entre los datos. Por ejemplo, la región de Rosario recibe soja de zonas ubicadas en las provincias de Córdoba y Santa Fe, pero a su vez estos centros reciben soja desde provincias de la ecorregión del Chaco, como Santiago del Estero.

Nuestros resultados muestran que el Chaco argentino comprendía entre 2,6 y 2,8 millones de hectáreas (mha) de soja, lo que representaba 6,6-8,9 Mt anuales de soja producidas entre 2015 y 2019. En ese mismo período, el Chaco sufrió un aumento de la deforestación desde 116.000 ha por año en 2015 a 211.000 ha por año en 2019. El método de Trase atribuye 37.000 ha de deforestación a la soja producida en 2019 (ver Metodología de Trase).

Los departamentos que concentraron el 95 % de la deforestación causada por la soja entre 2015 y 2019 representaron solo el 10 % del total de soja producida y el 4 % de las exportaciones en el mismo período. Por lo tanto, las cadenas de suministro de los comerciantes y los países vinculados al Chaco y a estos departamentos, donde se concentra la mayor parte de la deforestación causada por la soja, corren el riesgo de estar asociadas a impactos ambientales. Los comerciantes continúan aumentando la cobertura de los compromisos de cero deforestación (ZDC) con el 55 % del volumen de soja exportado en 2019 cubierto por un comerciante con un ZDC (con respecto al 30 % registrado en 2016).

Oportunidades de transparencia en la cadena de suministro de soja

La UE es el mayor importador de torta de soja, con 9,4 Mt en 2019, seguida de cerca por Vietnam e Indonesia, que importaron un total de 8,8 Mt en 2019 (medido como equivalente de soja para permitir la comparación). China es el mayor importador de soja (11 Mt en 2019) y la India el mayor importador de aceite de soja (3,5 Mt en 2019).

A medida que las cadenas de suministro de aceite y tortas de soja están más expuestas al suministro indirecto de soja, ya sea dentro de Argentina (con la deforestación en el Chaco) o a nivel internacional (con la deforestación en el bosque atlántico paraguayo), tanto la UE como la India corren el riesgo de sufrir una deforestación adicional en sus cadenas de suministro, que actualmente asciende a 1.900 ha y 800 ha respectivamente dentro de Argentina.

Un enfoque centrado en el suministro directo de soja argentina podría prevenir un cambio de todo el sistema hacia cadenas de suministro libres de deforestación en la región. En realidad, este enfoque podría incrementar la deforestación a través de suministros indirectos, sobre todo considerando las nuevas fronteras agrícolas para la producción de soja, como el Chaco paraguayo.

La cadena de suministro de la soja es compleja, pero ya hay información que ayuda a rastrear las fuentes de soja argentina. Es probable que los datos de Sio-granos ya se encuentren disponibles de forma desagregada y podrían ayudar a esclarecer los vínculos entre los lugares de producción y las plantas de molienda (incluidas las que no se ubican en los puertos). Además, estos datos tienen la ventaja de incluir otros commodities que se sabe que están asociados a la deforestación, como el maíz y la carne vacuna, cuyos movimientos intranacionales se rastrean en Sio-granos y en Sio-carnes.

La divulgación de los proveedores internacionales que utilizan plantas de molienda en Argentina aumentaría la visibilidad de la exposición a la deforestación en Paraguay, sobre todo si se tiene en cuenta que las mismas empresas normalmente operan río arriba y río abajo. Los esquemas de certificación de la soja también podrían aportar más confianza, pero los volúmenes siguen siendo inferiores. Por ejemplo, menos del 1 % de la soja paraguaya fue certificada por la Round Table on Responsible Soy Association en 2019.

Dentro del contexto de la próxima legislación de diligencia debida en la UE, el Reino Unido y los Estados Unidos, algunas empresas ya comenzaron a mapear sus cadenas de suministro indirectas. Por ejemplo, Bunge afirma haber logrado un 64 % de trazabilidad indirecta en el Cerrado, mientras que Louis Dreyfus informa de que el 85 % de su soja proviene de fuentes indirectas en Paraguay, con un 1 % del volumen procedente de zonas de alto riesgo de deforestación ("municipios que tienen >20 % de su superficie convertida a partir de bosque desde 2004").

Un cierto nivel de información adicional sobre los suministros indirectos en todo el sector podría ayudar a eliminar cualquier punto ciego sobre la deforestación en la cadena de suministro de las exportaciones de tortas y aceite de soja de Argentina.

Para citar este artículo, utilice la siguiente referencia: Lathuillière, M. (2022). Argentina: El ignorado centro de la soja en Sudamérica. Trase. https://doi.org/10.48650/CJZ1-8M45


Related insights

Displaying 5 of 62 related insights

We use cookies on our site.